You are here:   Home Salud Noticias Ludópatas peruanos pierden hasta S/.5 mil a la semana

Ludópatas peruanos pierden hasta S/.5 mil a la semana

E-mail Print PDF


Marzo 2012
La adicción al juego aumenta cada día en el Perú. Mincetur reveló que cada uno de los tragamonedas genera una utilidad mensual de un millón y medio de soles.
 
Muchos no pueden alejarse de la tentación del juego y pueden llegar a perder a sus amigos y familiares. (USI)Manuel Igreda
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Elena es una guapa mujer de clase media. Tiene esposo y dos hijos. Como estudió secretariado ejecutivo, tenía un trabajo bien remunerado en una transnacional. Ella, todos los días, esperaba salir de su centro laboral para ir, casi corriendo, al tragamonedas más cercano.

Sin darse cuenta, cayó en la ludopatía, adicción por jugar y apostar sin medida. Así, semanalmente perdía cerca de 5 mil soles. La botaron de su empleo y ahora sigue tratamiento, para recuperarse y volver a ser la de antes. Una gran profesional dedicada a su familia.

 

Casos como el citado hay miles en el Perú. Según el director del Instituto Guestalt, Manuel Saravia, un ludópata peruano puede gastar entre 500 a 700 soles diarios.

Es decir, en una semana pueden derrochar hasta 5 mil soles en las salas de juego. “Los ludópatas sueñan con números y piensan que son cábalas. Incluso, cuando van a sus casinos preferidos, en los que son caseros, tienen una máquina de uso exclusivo”, manifestó.

El especialista indicó que parecen montos exagerados, pero en la vida real hay quienes han llegado a perderlo todo, incluso su ropa, que la venden para poder apostar.

ADICCIÓN NO SE CURA
La ludopatía es una adicción que no tiene cura. Es algo que vivirá por siempre en la persona. Por ello, lo afectados deben aprender a superarla.

En los siete años que tiene la Asociación de Jugadores Peruanos en Rehabilitación (Ajuper), cerca de 40 personas han podido rehabilitarse.

Al respecto, Bertha Hurtado, presidenta de Ajuper, explicó que la rehabilitación de estas personas es muy larga y puede llegar hasta los cinco años. Ella sufrió esta adicción y confesó que ya la pudo superar. “El dinero se vuelve a hacer, pero los momentos con tu familia no. Te conviertes en una ostra porque te empiezas a cerrar. A mí me entregaron el manejo de mis tarjetas de crédito a los dos años de rehabilitación, constatada por un psiquiatra”, reveló.

VA EN ASCENSO
¿Cómo los familiares y amigos pueden reconocer a un ludópata?

Victoria Ángeles Carlos, directora ejecutiva de adicciones del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado Noguchi, afirmó que estos individuos tienen constante preocupación por ir a jugar y no se quitan la idea de apostar mayores cantidades de dinero, de manera constante. “Pueden utilizar los ingresos de su familia y, sin importarles, ponen en riesgo sus propias relaciones sociales”, afirmó.

La experta refirió que hace algunos años tuvo un paciente que en dos días perdió una herencia de 25 mil dólares en un tragamonedas de la avenida Aviación.

Además, dijo que en el año 2010 en su institución se atendieron a 134 pacientes con ludopatía y en 2011 a 178.

Estas cifras demuestran que la adicción va en aumento.

¿Y LOS CASINOS?
Para los especialistas, los tragamonedas son una tentación para los ludópatas, pero no se les puede culpar de todo. Manuel San Román, director general de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, reveló que un casino puede ganar un millón y medio de soles al mes. “La recaudación mensual tributaria de estas salas es de 160 mil soles, lo que equivale al 12% de su ganancia bruta. Entonces, podemos afirmar que cada una da una utilidad de 1.5 millones de soles al mes”, concluyó.

POR ESTRÉS

- Según el psicólogo Luis Venegas Chalen, la ludopatía es consecuencia del estrés. “Muchas veces van a estos lugares para desfogar lo que sienten por culpa del trabajo”, indicó.

- ¿Y por qué recurren a un casino? Según el especialista, porque tienen tiempo libre y carecen de relaciones afectivas saludables.

- “Estos negocios buscan compensar algo que les falta a estas personas. Incluso el ruido de las monedas es hipnotizador, por decirlo de alguna manera”, advirtió el especialista Venegas Chalen. Fuente: Peru21