You are here:   Home Turismo Noticias Salvemos Paracas

Salvemos Paracas

E-mail Print PDF


por Víctor Alvarado Salazar  

El Peruano. Industrias harineras instaladas en la bahía implementarán acciones para su recuperación ambiental

Alistan emisor submarino, planes de relleno sanitario, agua potable y desagüe, limpieza de la bahía, educación ambiental, así como la limpieza de la emblemática bahía.

"Todos hemos maltratado a la Bahía de Paracas y ahora todos estamos de acuerdo en la instalación de la Autoridad para el Desarrollo Sostenible de Paracas- Pro Paracas con los suficientes poderes para ejecutar un plan estratégico que hemos elaborado para revivirla".

Quién se expresa en estos términos es Fernando Cillóniz Benavides, presidente de la Comisión para el Desarrollo Sostenible de la Bahía de Paracas- CDSP, que recientemente terminó sus trabajos, luego de 13 meses de deliberaciones.

La comisión se mantendrá activa hasta que el Poder Ejecutivo o el Congreso, mediante una ley, procedan a crear la Autoridad Pro Paracas, a la cual le harán entrega de todos los estudios y proyectos del plan estratégico para salvar la bahía.

 

"Si salvamos la bahía -dice Cillóniz- significa que después podremos salvar los otros Paracas que existen en el país, como son la Bahía de Chimbote, Río Rimac, Lago Titicaca, Mantaro, Lago de Junín, entre otros."

El plan ha sido aprobado por consenso, y contempla la realización de una serie de acciones a través de diversos frentes, el principal de los cuáles es el industrial.

Emisor a la vista

El primer gran acuerdo de este frente es la actual construcción del emisor submarino de 13.5 kilómetros de extensión, a un costo de US $ 5 millones y financiado por las siete empresas pesqueras que operan en Pisco.

La construcción está en su fase final y las empresas han resuelto suspender el procesamiento de harina y aceite de pescado hasta que dispongan de sus instalaciones, lo cual debe ocurrir dentro de uno a dos meses.

Esta decisión fue adoptada en junio pasado, antes del inicio de la actual veda pesquera, y ha significado igualmente suspender el vertimiento de aguas residuales a la bahía.

Para Cillóniz, este gesto del empresariado subraya la responsabilidad ambiental que han asumido para salvar a la bahía.

La suspensión de la actividad pesquera ha permitido constatar como en pocos meses el ecosistema marino ha recuperado su equilibrio, pues en los últimos días han comenzado a aparecer pequeños moluscos y crustáceos.

Esto significa que cuando el emisor capte el vertimiento de todas las aguas contaminantes, la plena rehabilitación de la bahía será una realidad.

Destino de residuos

El emisor recibirá, a través de un sistema de interconexión, los vertimientos contaminantes de las siete plantas pesqueras y los arrojará 13 kilómetros mar adentro y a 52 metros de profundidad.

En este lugar existen corrientes que se encargarán de llevarlos a otros destinos, sin que retornen a la bahía.

Los vertimientos están compuestos por las aguas de bombeo y espuma, procedentes del lavado de maquinarias e instalaciones de las fábricas y por la sanguaza y el agua de cola (aceites y desechos).

Estas últimas serán previamente depuradas en las plantas de tratamiento que tienen cada una de las fábricas, y luego lo irrecuperable, que es una masa considerable, irá por el emisor.

Más acciones

Hay que destacar la elevada tecnificación en el tratamiento de estas aguas que han alcanzado las fábricas TASA y Austral, quienes por estos méritos han obtenido el ISO- 14000 por parte de la supervisora SGS.

Otros acuerdos son la instalación de sistemas de refrigeración a bordo de la flota anchovetera de las fábricas y la construcción de dos nuevos embarcaderos ubicados en El Chaco y Lagunillas.

Por falta de refrigeración, se produce un deterioro de la anchoveta en las bodegas de las bolicheras, recurso que habitualmente es arrojado al mar durante el retorno al puerto.
Los embarcadores son una necesidad de los pescadores artesanales, porque los actuales están muy deteriorados y facilitan la contaminación de la bahía.

Saneamiento ambiental

El segundo frente es el de saneamiento ambiental y tiene como principales acuerdos la construcción de una planta de tratamiento de basura, en San Clemente, y de una planta de agua potable y desagüe.

Para el tratamiento de la basura se cuenta ya con una inversión de un millón de dólares, de los cuáles 700 mil serán aportados por la Corporación Andina de Fomento- CAF y 300 mil por Pluspetrol.

La planta de agua potable tendrá pozas de tratamiento de agua y lagunas de oxidación para los residuos de los desagües y ya se tiene un aporte de USAID por 200 mil dólares para los estudios respectivos.

En el rubro de saneamiento se inscribe la decisión de la siderúrgica Aceros Arequipa, cuyo complejo está ubicado en la zona de amortiguamiento de la Reserva, para construir una planta de lavado de sus humos, que se encuentra casi lista.

El tercer frente es un programa de educación ambiental orientado crear una cultura regional a través de programas en todos los niveles educativos y no escolarizados, con la participación comprometida de los medios de comunicación.

Coincidentemente con este acuerdo, la Dirección Nacional de Medio Ambiente de Pesquería del Ministerio de Producción (PRODUCE), propuso implementar un programa de cultura de protección del medio ambiente a nivel de Ica.

Limpieza de la bahía

Finalmente, el frente de limpieza de la bahía, para cuya ejecución la comisión ha conseguido un aporte inicial de la CAF por 200 mil dólares.

Se trata de retirar una inmensa cantidad de envases, baterías, plásticos, e inmundicias de toda clase, depositados en el lecho de la bahía y arrojados en los últimos 30 años por las poblaciones locales.

La Autoridad Pro Paracas deberá conseguir los recursos adicionales para cumplir esta descomunal tarea.

(Nota 2 )

El efecto Camisea

Fernando Cillóniz fue designado presidente de la comisión en cumplimiento del acuerdo por el cual el BID condicionó la entrega de un préstamo de US $ 75 millones para Camisea, a cambio de que el Perú adopte las acciones necesarias para la rehabilitación de la bahía.

El Consejo Nacional del Ambiente (CONAM) lo acreditó en su condición de representante de la CONFIEP ante esta entidad.

Cillóniz comprendió desde el comienzo que la tarea encomendada solo tendría significación si conseguía la participación de todos los sectores vinculados a la existencia de la bahía, y lo consiguió.

La comisión tiene 15 titulares, pero en sus reuniones participan aproximadamente 50 personas, entre representantes de Pluspetrol, la operadora de Camisea; las siete empresas pesqueras de Pisco, IMARPE, INRENA, Dirección de Capitanías y Puertos de la Marina, ministerios PRODUCE, Energía y Minas y Mincetur.
A estos se suman los alcaldes y representantes de organizaciones populares de Pisco, San Andrés y San Clemente, particularmente los pescadores artesanales; así como las ONGs, que trabajan en la bahía, representadas por Carlos Obando.
La Comisión ha solicitado al gobierno que la Autoridad Pro Paracas no sea centralista, limeña, ni iqueña, sino conformada por personas residentes en la bahía, es decir de Pisco, San Andrés y San Clemente.

(Nota 3)

VIDA: Solución integral

La comisión trabajó sobre premisas correctas, porque una de las principales fuentes de contaminación de la bahía, según estudios del IMARPE, en sus Informes anuales de 1996 a 1999, son los efluentes de la industria pesquera.

Esta precisión fue hecha por Arturo Alfaro Medina, presidente del Instituto para la Protección del Medio Ambiente VIDA, quién destacó que ahora corresponde una solución integral, tal como lo propone la comisión presidida por Cillóniz.

(Nota 4)

Más sobre la bahía

La Asociación de Productores de Pisco está conformada por las empresas: Grupo Sipesa S.A., Austral Group S.A., Epesca S.A., Pesquera Diamante S.A., Consorcio Malla S.A., Tecnología de Alimentos S.A.(TASA), y Prisco S.A.

Después de la ejecución de los acuerdos para la descontaminación de la bahía, quedará el río Pisco como única fuente de contaminación, y será en el futuro el principal desafío de la Autoridad Pro Paracas.

La Bahía de Paracas forma parte del territorio de la Reserva Nacional de Paracas, la cual comprende un total de 335 mil hectáreas de mundo silvestre. La Reserva Nacional fue creada el 25 de setiembre de 1975. Diario El Peruano, Suplemento Ecológica - Lima   December 2004