You are here:   Home Espectáculos Noticias Biografía de Lucho Barrios

Biografía de Lucho Barrios

E-mail Print PDF

Su potente voz, quejumbrosa y lastimera, se pasea por valses y boleros de una manera inconfundible. Gracias a ella y a su repertorio lacrimógeno, este cantante peruano –el de la inquietante y paradójica sonrisa– es, sin discusión, el más exitoso exponente internacional de la "canción cebolla", con más de ciento cincuenta álbumes y sobre mil canciones grabadas. Entre los grandes éxitos con los que ha cosechado en Chile más afecto incluso que en su país natal están "Amor de pobre", "Mi niña bonita", "Me engañas, mujer", "Señor abogado" y el vals "La joya del Pacífico", dedicado a Valparaíso.

En una de esas canciones Lucho Barrios vio llorar a Dios. Claro que Dios tenía hartos problemas con el tema de los mandamientos incumplidos, así que el pobre Luis Barrios Rojas no le pudo contar sus propios dramas. No pudo, por ejemplo, decirle que le han sido infiel muchas veces. Hablarle de esa engañadora mujer que lo traicionó con su mejor amigo, o de esa malvada desleal a la que no dejó partir sin antes decirle que mejor lo matara: "Toma este puñal, ábreme las venas / quiero desangrarme hasta que me muera / no quiero la vida si he de verte ajena / pues sin tu cariño no vale la pena". Ni que en otra oportunidad no le quedó más remedio que acriminarse para vengar la ofensa: "Déjeme tranquilo, señor abogado / No quiero defensa, prefiero morir / Yo la he asesinado porque se ha burlado / De mi amor sincero delante de Dios (…) Lo que vi esa noche no es para decirlo / ella me engañaba con otro querer / Muy desesperado busqué en el ropero / un arma de fuego y la acribillé".

El señor Marabú

Nacido en el puerto peruano de El Callao el 22 de abril de 1935, Lucho Barrios Rojas quería ser cantante lírico y alcanzar un reconocimiento similar al de su ídolo, el tenor Luis Alva. Después de trabajar como repartidor de telegramas, a los diecisiete años empezó a estudiar en la Escuela Nacional de Ópera, pero su precariedad económica le impidió seguir esa formación.

Después el joven cantante incursionó en el huayno con el nombre artístico de El Tenor Amauta y durante año y medio cantó en coliseos vestido de morocho ayacuchano. Más adelante probó suerte en el vals peruano, y junto a Francisco Paco Maceda y Modesto Pastor formó el trío Los Incas, que sólo tuvo seis meses de vida.

Fue como solista que en 1956 participó en el concurso de nuevos cantantes "La Escalera del Triunfo" y ganó el tercer lugar entre más de mil doscientos participantes. Ese año grabó su primer disco, el vals "Trokimoki", y en la misma época, en radio Callao, conoció al célebre bolerista guayaquileño Julio Jaramillo, quien lo llevó a actuar a Ecuador, donde pronto se hizo conocido y llegaría a grabar 60 singles en un par de años.

El vals "Juanita" fue el primer gran éxito de Lucho Barrios, y en ese país escuchó por primera vez "Marabú", tema emblemático de su repertorio que luego, de vuelta en Perú, grabó con los arreglos de Chalo Reyes y Cato Caballero. El marabú es un ave cercana a la cigüeña, que curiosamente jamás es mencionada en la canción, y para el intérprete tiene un significado cabalístico porque es la melodía que lo consagró como bolerista. En Perú su apodo, justamente, es Mr. Marabú.

Fatalidad, martiro y resignación

Después de haber grabado en su país otros éxitos como "Copas de licor", "Mentirosa" y "Me engañas, mujer", el 18 de septiembre de 1960 Lucho Barrios actuó por primera vez en Chile, en la quinta El Rosedal de Arica, junto a la orquesta cubana de Puma Valdez y con bastante éxito. En 1961 regresó y grabó en Santiago varios discos que aumentaron su arrastre popular en Chile, Argentina, Mexico y EE.UU, comenzando además con sus presentaciones capitalinas en lugares como El Picaresque.

Entre los cientos de canciones grabadas por Lucho Barrios, con títulos como "Fatalidad", "Resignación", "Martirio" y "Cruel condena", el público ha hecho sus favoritas a "Señor abogado", de Arboleda; "Me engañas, mujer", del peruano Juan Ruiz; "Amor de pobre", de Pepe Ávila; "Amor gitano", del puertorriqueño Héctor Flores Osuna; "Mi niña bonita", que el cantante ha atribuido al autor Pablo del Río, aunque también suele figurar con ese crédito el nombre de Paquito Jerez, y "La joya del Pacífico", de Víctor Acosta.

Este repertorio le valió asociaciones con lo que a partir de los años 60 comenzó a conocerse como el subgénero de la "música cebolla", con Luis Alberto Martínez, Rosamel Araya y Ramón Aguilera como principales exponentes locales. En el libro Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970, se explica que «parte importante de repertorios como el suyo exacerba la emoción y el sufrimiento, permitiendo definir un campo lírico que posee ciertas dosis de existencialismo de bar: la vida es trágica y sólo el amor puede redimirnos, aunque suframos por él».

El mismo libro establece que si bien no hubo interés de los medios chilenos por Barrios, su arrastre popular indicaba un incamuflable fervor. Hasta 1970, el peruano grabó 36 singles y 6 LPs para la Odeon Chilena, y concentró en nuestro país el grueso de sus ventas latinoamericanas, pese a no ser invitado a radios ni programas de televisión de la época.

Su actividad ha sobrepasado los confines de Latinoamérica y en noviembre de 1988 el cantante actuó en el teatro Olympia de París. Entre los premios que ha recibido está el que le otorgó la Organización de Estados Americanos, OEA, en reconocimiento a su trabajo en favor del acercamiento de los pueblos por medio del arte, y la condecoración que en 2002 recibió de parte del Gobierno chileno por ser un artista peruano ejemplar.

Aunque Lucho Barrios ha declarado que en Chile lo quieren más que en su propio país, nunca ha cantado en el Festival de Viña del Mar, y alguna vez acusó al ex animador Antonio Vodanovic por esa ausencia. Sí ha pisado ese escenario de la Quinta Vergara como parte del popular Festival de la Cebolla. Y aunque el porteño Jorge Negro Farías grabó antes el mencionado vals "La joya del Pacífico", y es su versión la que aparece en la película Valparaíso, mi amor (1969), de Aldo Francia, es la interpretación de Lucho Barrios la más popular en Chile y la que, obligadamente, debe cantar en cada una de sus actuaciones.

Verónica Marinao